Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 180 **
  Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com



Publicite Aquí

TRAPITOS Y LIMPIAVIDRIOS, EL TERROR DE LOS AUTOMOVILISTAS


07/0/2/2018


Muchos de ellos suelen ser protagonistas de episodios delictivos, ante la llamativa pasividad de las autoridades policiales


Una vez más, el licenciado en Seguridad Alberto Meni Battaglia, comisario inspector retirado de la Policía Federal Argentina y ex gerente de Seguridad de Brinks Argentina, vuelve a aportar en esta columna su mirada sobre la problemática de la inseguridad. En esta ocasión ofrece su parecer sobre la falta de regulación –y el consecuente vacío legal- en el accionar de limpiavidrios, trapitos y cartoneros. Meni Battaglia es además profesor de Eje del Derecho y de Derecho Administrativo en la Escuela de Cadetes de la Federal, Juan Ángel Pirker.


He tomado conocimiento a través de la prensa, de que el responsable de la Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, licenciado Martín Ocampo, le presentó al Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, un software que distribuirá en forma electrónica, de acuerdo a la incidencia delictual, los distintos medios (léase hombres de infantería, patrulleros, etc.) en las zonas con más densidad delictiva, circunstancias estas que estaban antes bajo la responsabilidad de los respectivos comisarios de las distintas seccionales porteñas.

Lejos está de quien escribe estas líneas criticar de por si algo innovador y progresista, que puede redundar en beneficio del ciudadano de a pie. Sólo el tiempo nos dirá finalmente si esto da buenos resultados o no.

Observé también con gran simpatía como fueron erradicados los vendedores ambulantes de la zona de Liniers, que desde hacía varios años se habían hecho dueños de la calle haciendo muchas veces imposible circular libremente esa zona y gozar del espacio público. Pero hay todavía tres situaciones a las cuales el Gobierno de la Ciudad debe echar mano: los limpiavidrios, los trapitos y los cartoneros o recicladores urbanos. Si uno les preguntara por estos temas a las autoridades policiales, le contestarán “no tenemos una legislación que nos ampare para hacer cesar esto”.

¿A quien no le ha ocurrido que estando esperando en un semáforo se acercan a los autos dos o tres personas con caras amenazantes que casi obligan a que uno los autorice a limpiar los vidrios? Si no lo hacen suelen enchastrarle el parabrisas a modo de venganza, y ni hablar si la que maneja es una mujer. En estos casos resulta llamativa la pasividad de las autoridades policiales, que saben perfectamente en que intersecciones se colocan. Se estima que, actualmente, operan en las distintas esquinas de la Ciudad de Buenos Aires más de 300 limpiavidrios.

El otro caso es el de los “trapitos”, que cobran por estacionar en la vía pública, muchas veces en forma compulsiva, como si fueran los dueños de la calle. Esto lo saben muy bien los vecinos que alguna vez concurrieron al estadio de Vélez Sarsfield para un partido de fútbol o un recital, y han sido víctimas de esta gente que les exige cantidades de dinero que nadie está dispuesto a pagar por un lugar en la vía pública, pero terminan accediendo ante el peligro de encontrarse luego con el auto rayado o roto.

Por último tenemos a los cartoneros, quienes cada noche -sin ninguna señal lumínica- circulan de contramano por calles y avenidas sin respetar las señales de tránsito, poniendo en riesgo su vida y la de los conductores de los vehículos. Lo más lógico sería que utilizaran chalecos reflectantes y que se intensificaran los controles policiales para que no infrinjan las leyes de tránsito.

Todo esto nos lleva a una conclusión: señores legisladores porteños, hay que legislar sobre estos temas en forma urgente, que necesitan de leyes que los reglamenten. Recién entonces podremos hablar de una Buenos Aires más ordenada y menos peligrosa. Hasta la próxima.



Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Información General

Noticias de interés público


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar