Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 177 **
  Inicio   Editorial  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com



Publicite Aquí

UNA VOZ EN EL TELÉFONO


Zozobra en la madrugada. La mayoría de los llamados por secuestros virtuales se producen cuando el destinatario está descansando. Eso suele quitarle reacción y no es tan difícil que caiga en la trampa.

20/10/2017


Los secuestros virtuales parecen haberse transformado en una moda delictiva. Cómo prevenirlos y evitarlos


Como en ediciones anteriores, el licenciado en Seguridad Alberto Meni Battaglia, comisario inspector retirado de la Policía Federal Argentina y ex gerente de Seguridad de Brinks Argentina, vuelve a aportar en esta columna su mirada sobre la problemática de la inseguridad. En esta ocasión ofrece su parecer y sus consejos para contrarrestar la repetida modalidad de “secuestros virtuales”. Meni Battaglia es además profesor de Eje del Derecho y de Derecho Administrativo en la Escuela de Cadetes de la Federal, Juan Ángel Pirker.


Desde estas páginas hemos insistido siempre en que la delincuencia va mutando en su accionar y se va adaptando a la actuación de la policía.

Cuando se producen una sucesión de hechos de inseguridad del mismo tipo, la fuerza encargada de la Seguridad dirige su accionar hacia estos tipos de delitos para prevenirlos y luego reprimirlos, si le es posible. Por ejemplo, si se tomara el caso de una seguidilla de robos a bancos, la Policía volcará la mayor cantidad de recursos hacia ese tipo de  delitos y, en paralelo, la delincuencia procederá a mutar hacia otro lugar para sorprender con los brazos caídos a los responsables de la seguridad.

Siguiendo con este patrón, queda entonces librado todo a la astucia de los comandantes de la seguridad, quienes deberán volcar sus esfuerzos en materia de personal y medios para observar hacia dónde va mutando el delito en ese momento, y que no los sorprenda “distraídos”.

Si tuviéramos que trazar en este momento el perfil sociológico del delincuente en la Argentina, sería una tarea muy difícil y complicada, debido a que el delincuente vernáculo se ve influenciado por sus colegas limítrofes y cercanos (bolivianos, peruanos, paraguayos, colombianos etc.) de allí la complicación que pondría en un brete a los más afamados especialistas.

Teniendo en cuenta esto, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que los delitos se van repitiendo, cambiando poco y nada en su “modus operandi”.

Una tipificación delictual que continúa dando sus frutos es la de los secuestros virtuales, que se sigue repitiendo  en este momento. Las armas para combatirlos las tiene, por supuesto, la policía, pero en  este caso el vecino, el hombre de a pie, también tiene sus armas para evitarlos o prevenirlos.

En uno de los primeros temas de esta columna, hicimos especial hincapié en esta modalidad delictiva. Allí expresamos que se trata de un flagelo que utiliza para su cometido el amor de los padres hacia sus hijos (o viceversa) y las víctimas son, en todos los casos, personas de bien. Las estrategias utilizadas son comunes y repetidas:

1. Los llamados son siempre a la hora de las brujas, por lo general, entre  las 2 y las 4 de la madrugada, es decir, cuando la gente se encuentra descansando y los reflejos y contestaciones no son los adecuados.

2. La aparición de la “llorona”, que simula que es un hijo o una hija, según el caso.

3.- La rapidez con la que se produce el evento, sin tiempo para reaccionar, y la ocupación permanente del teléfono fijo evitando toda comunicación a través del mismo.

Pero esas estudiadas estrategias delictivas, tienen también su antídoto para repelerlas en forma inmediata. Esas armas son las siguientes:

1. Reaccionar lo más rápido posible ante una llamada a las horas indicadas.

2. No dar ningún dato de la familia, ya que cualquier información será utilizada por los delincuentes (en su gran mayoría, gitanos).

3. Comunicarse en forma inmediata -mediante un teléfono celular- con el 911, sin que esto sea advertido por los delincuentes. Al tiempo de comprobar que todos los miembros de la familia se encuentren en sus respectivas casas.

Es habitual que cuando notan algo raro en la comunicación, cortan en forma inmediata, ya que se trata de llamados hechos al voleo que muchas veces tienen éxito.

Hace más de un mes cayó una banda completa de estos delincuentes, pero todavía hay otras operando, esperemos que pronto estén entre las rejas. Hasta la próxima.



Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Personajes

Personajes


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Arte

Informacón general del mundo del arte



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar