Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 179 **
  Inicio   Editorial  Justicia  Comunidad  Sociedad  Educación Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com



Publicite Aquí

UN ÍCONO DE LA GASTRONOMÍA BARRIAL REABRE SUS PUERTAS EN BARRIO NAÓN


Un clásico de Emilio Castro. Los antiguos propietarios -fanáticos de la pesca- aceptaron que los nuevos dueños mantengan el nombre original de la pizzería.

26/12/2017


A casi medio siglo de su inauguración, vuelve a funcionar la tradicional pizzería “La Corvina”


Cuando a mediados de septiembre pasado la histórica pizzería “La Corvina” –de Emilio Castro y Guaminí- cerró de pronto sus puertas, a varios vecinos se les hizo un nudo en la garganta. Y no sólo porque ya no disfrutarían de esas inolvidables aventuras de muzzarela en media masa, sino además porque un símbolo del barrio dejaba de existir.

Pero la desazón duró muy poco, para ser preciso, el tiempo exacto en el que uno de esos vecinos no soportó más aquella ausencia y se propuso reflotarla (nunca más apropiado el término para hablar de “La Corvina”). Ese vecino es Hernán Abraham, un treintañero emprendedor que se calzó el traje de superhéroe de la nostalgia y se propuso devolverle al barrio una parte de su tradición culinaria. “Hacía rato que estaba buscando una oportunidad así, y como yo soy de acá me enteré que La Corvina cerraba y que los dueños tenían intención de vender el local”, comienza diciendo quien es además uno de los referentes de Estudio Zani, la inmobiliaria de Martiniano Leguizamón y Schmidl.

Pero la cruzada no fue sencilla. “Llamé a mi colega inmobiliario y me dijo que había llegado tarde, porque el local se había vendido hacía diez días. Pero lo había comprado una persona con la intención de alquilarlo, así que lo contacté y se lo alquilé”. Cuando Hernán entró por primera vez al local, los antiguos dueños lo estaban desocupando y tenían dos meses para irse. “Hablé con ellos, y como les quedaban cosas por sacar, como la cámara frigorífica, el mostrador y un par de heladeras, les hice una lista con lo que me interesaba y les ofrecí un dinero. Pero en esa lista incluí algo más, les pedí que me cedieran el nombre, y después de analizarlo un poco, aceptaron”. Como reconocimiento a su labor, una plaqueta con los nombres de ellos se lucirá en la pared de la entrada del local.

Los creadores de “La Corvina” son dos hermanos: Carlos y Roberto Hornak, que hoy tienen 87 y 85 años, respectivamente. Ellos vivían en la misma casa que hoy ocupa el local (Emilio Castro 7296) con sus padres y su hermana. Al lado, donde hoy funciona un local de ropa, Carlos tenía una inmobiliaria. A las 7 de la tarde los hermanos cerraban el local y se iban al club Brisas –el único lugar de encuentro en la zona hace 50 años- para reunirse con los amigos. Por entonces se acababa de inaugurar la cancha de fútbol y el club empezaba a convocar más gente, pero cuando terminaban los partidos empezaba a picar el bagre (o la corvina) y no había nada, ni el buffet existía. Entonces Carlos y Roberto se acordaron que tenían un amigo que sabía cocinar y hacía buenas pizzas, así que se les ocurrió poner un horno en el club para hacer unas pizzas cuando terminaban los partidos.

Aquel horno sacaba una pizza cada quince minutos y fue un éxito. A la gente le encantó y los Hornak no daban abasto, entonces, con ese amigo en común, se dieron cuenta que tenían que dedicarse a eso. Primero pensaron en cerrar la inmobiliaria para poner la pizzería, pero el local era chico. Entonces se mudaron a la zona Oeste y usaron la casa como local.

“La Corvina” se inauguró en 1968 y los primeros tres días se los pasaron regalando empanadas y pizzas a los futuros clientes. “Todos los fines de semana ellos se iban a pescar –cuenta Hernán-. Pero antes de abrir entendieron que ya no podrían seguir yendo, entonces

hicieron la excursión de despedida y parece que volvieron con un montón de corvinas, de ahí el nombre de local”.

A los pocos años el amigo se distanció y armó otra pizzería emblemática en la zona: la Lobato. Tanto Carlos como Roberto contaron desde siempre con la colaboración de Marta, su hermana menor, que si bien no era socia trabajó a la par de ellos todos estos años. Marta vivía arriba del local y atendía el teléfono con los pedidos. Fue la última en irse. Tanto ella, como sus hermanos, van a estar presentes cuando a fines de diciembre, “La Corvina” vuelva a abrirle sus puertas al barrio.

La histórica pizzería no sólo va a conservar el nombre, también va a mantener gran parte del diseño original del local, como los azulejos rosas de las paredes laterales con la guarda negra y hasta el horno histórico al que los nuevos dueños reacondicionaron por completo. “Le actualizamos la estética a la estructura original, renovando la iluminación e incorporando una barra”, explica Hernán, que estará acompañado por un socio que es pizzero de toda la vida. “Tiene 36 años como yo y administra una cadena de pizzerías que fundó su abuelo hace treinta años en zona norte”

Pero además, “La Corvina” va a recuperar el salón comedor que no funcionaba desde hacía varios años y hasta habrá mesas en la vereda. Sumando el local tradicional, el anexo (que antes era un depósito) y la vereda, la pizzería tendrá una capacidad de 65 cubiertos.

Una de las paredes estará ornamentada con viejas fotos del barrio y personalidades de la zona, incluidas algunas de fines de los años 60’, cuando comenzó a funcionar. “Además tenemos proyectado armar una huerta en la terraza, para ponerle ingredientes naturales a las pizzas, que si bien van a ser tradicionales, como la napolitana, jamón y morrones, calabresa, verdura y salsa blanca o la fugazzeta rellena, la idea es darle un toque natural”, anticipa Hernán, flamante integrante del coqueto corredor gastronómico de Emilio Castro. Y asegura que van a recuperar el mismo menú de “La Corvina”, con sus clásicas empanadas fritas y la pizza de media masa, cargada de muzzarella. “Como las pizzerías tradicionales porteñas, como la de Guerrín, El Cedrón o El Fortín. Queremos recuperar un emblema del barrio”, subraya y remarca que “la idea no es competir con las cervecerías artesanales, sino poner la cerveza como un producto para acompañar la pizza, porque esto no es un bar, es una pizzería, y la gente tiene que venir por la pizza y por las empanadas. De hecho los postres también van a ser tradicionales: el flan con dulce de leche y el vigilante. Queremos crear un ambiente familiar y de amigos”.

Hernán dice que cada persona a la que le cuenta que está reabriendo La Corvina, recuerda una historia distinta. “Empezando por mi mamá, que me ayudó y me empujó a decidirme. Ella iba al San Cosme y San Damián y en los ratos libres venía con las compañeras a almorzar acá. Otra persona me contó que era monaguillo en Luján de los Patriotas y que con las propinas que le daban en los casamientos se cruzaba a comprar una porción de muzzarella”.

Es que “La Corvina” es una porción del barrio. Una porción grande, de media masa, bien cargada. Una porción en la que nuevas generaciones de vecinos, seguirán escribiendo su historia.


Ricardo Daniel Nicolini


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Espacio Público

Todas las novedades sobre nuestros espacios públicos


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Literatura

Breves comentarios literarios


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar