Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 188 **
  Inicio   Editorial  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Publicite Aquí

CARRUSEL DE ILUSIONES


01/11/2018

La calesita de Mataderos cumple 35 años repartiendo alegría a dos generaciones de vecinos


Música pegadiza, brillo y colorido por doquier e imágenes vertiginosas que se suceden y se repiten mientras un mundo de fantasía gira y gira, arrancando sonrisas de un lado y del otro. La calesita, una instantánea de nostalgia que se mantiene indemne aferrada a un presente dominado por la tecnología y le hace pito catalán al paso del tiempo. “La calesita no va morir nunca”, asegura con una sonrisa Miguel Ángel Vignatti (63), recostado en la pared de la boletería de su carrusel de Juan B. Alberdi y Pilar, que el 13 de noviembre próximo celebrará 35 años en el barrio de Mataderos. De fondo suena “El auto feo”, el himno de Pipo Pescador interpretado por La Mosca, y un puñado de pibes le pone calor a una desapacible tarde de primavera, justo allí donde hasta hace años funcionara el recordado hospital Salaberry.

Cuando en 1981 la dictadura militar decidió demoler aquel emblemático centro de salud, el predio fue utilizado primero por el circo Rodas y al año siguiente se transformó en un improvisado estudio de televisión para albergar al programa “La Manzana de la Alegría”, que conducía Orlando Marconi, en el que se recaudaban fondos para los combatientes de Malvinas. Recién después Miguel Ángel pudo comenzar a negociar el permiso precario para instalar la calesita, que comenzó a girar por primera vez el 13 de noviembre de 1983. “Pasaron varios años hasta que se pudieron regularizar los papeles, porque en este terreno siempre hubo un juicio, ya que al ser un espacio donado no se podía realizar ningún tipo de explotación comercial, pero sí algo que le brindara un servicio a la gente. Por eso se construyó el materno infantil y el centro de salud, y el resto quedó como plaza”, recuerda.

Cuando desembarcó con su carrusel, la plaza entera era un cúmulo de cascotes y mugre. Él mismo se encargó de plantar los árboles que hoy le dan algo de sombra a la calesita. Y aunque en todos estos años las alegrías superaron con holgura a los pesares, Miguel debió enfrentar dos desalojos. El primero en 1989, cuando Facundo Suárez Lastra era el intendente. “Un día de carnaval llegaron camiones municipales, me desarmaron todo y me tuve que llevar la calesita. Después asumió Carlos Grosso y dijo que no iba a molestar a las calesitas, que hasta entonces estábamos todas en el aire, por eso cuatro meses después, en junio, pude volver a instalarme”, evoca. El otro fue a mediados del 95’, cuando el intendente era Jorge Domínguez. “Ahí estuve desalojado durante un año –recuerda apesadumbrado-. Recién pude volver cuando llegó Fernando De la Rúa, en 1996. Un día fue a un acto a la plaza que está frente al Santojanni, me acerqué y le dejé una carta con el pedido de volver a instalarme. A la hora me llamaron y al poco tiempo pude volver. Después tuve otro intento de desalojo durante la gestión de Aníbal Ibarra, pero los vecinos se movilizaron y al final todo quedó en la nada”.

- ¿Cuáles eran los argumentos que se esgrimían en cada caso?

- El tema era que todos los calesiteros que trabajábamos en las plazas teníamos un permiso precario sin fecha de vencimiento. La solución llegó recién cuando asumió Jorge Telerman como jefe de Gobierno, que empezó a mover todos los papeles para que las calesitas regularizáramos nuestra situación y pudiéramos funcionar tranquilamente con habilitación definitiva. Ahí formamos la Asociación de Calesiteros, de la que soy vicepresidente, que es la que actualmente nos aglutina y nos representa. Hoy tenemos servicio de emergencia médica, seguro, luces de emergencia y hasta posnet, además de pagar un canon mensual, Ingresos Brutos, luz y monotributo, cosa que me parece genial, porque yo no quiero vivir de arriba.

La ley que permitió regularizar su situación fue la 2554, sancionada el 29 de noviembre de 2007, por la que las calesitas de Buenos Aires son consideradas “patrimonio cultural y emblema de la identidad porteña”. La entidad que se encarga de otorgar los permisos es la Dirección General de Concesiones del Gobierno porteño, a través de la Dirección General de Espacio Verdes.

La pasión de Miguel por este oficio se inició a los 15 años (lleva casi medio siglo vinculado al colorido mundo giratorio) cuando alternaba sus estudios dándole una mano a un viejo calesitero en Lugano. Más tarde se desempeñó como chofer de colectivos y luego atendiendo su propia gomería. Al fin y al cabo, todo su mundo tiene que ver con las vueltas. “De pibe manejaba en la 126, hasta que a los 25, con la plata que logré juntar, largué el bondi y me puse una gomería en Tablada”, relata quien hoy lleva adelante un emprendimiento familiar, bautizado “Calesitas al Sur”, que cuenta con cuatro carruseles y en el que lo acompañan su pareja y sus tres hijos.

“Cuando en el 96’ vendí la gomería, me dediqué de lleno a este oficio que me hace feliz”, asegura el oriundo de Lugano y vecino de Barrio Naón. “No sólo disfruto al ver la alegría de chicos y grandes, sino también cuando me dedico a reacondicionar alguna calesita. Repararlas y ponerlas a punto para verlas girar nuevamente es una satisfacción que no tiene precio”, dice mientras atiende a un cliente tras la ventanilla.

La que actualmente funciona en la plaza Salaberry la fabricó íntegramente con sus propias manos. “La comencé a construir en 1983 y siete años después empezó a dar vueltas en Mataderos”, recuerda. Casi subrayando lo obvio, la bautizó “Mi sueño”. El viejo carrusel original que hasta 1990 funcionó en la plaza Salaberry, hoy se muestra embellecido y en todo su esplendor, en avenida Cruz y Guaminí, el predio que administra Martín, el hijo mayor de Miguel, que de pequeño ayudaba a su padre en la plaza de Mataderos.

Aquella vieja calesita lleva el nombre de Stella Maris en recuerdo de la esposa de Miguel -fallecida hace 22 años- y de su hija menor, de 21 años, que está a cargo del único carrusel que funciona en el barrio de Liniers, frente al hospital Santojanni, inaugurado hace tres años y medio. Nicolás (29), el hijo del medio, tiene desde 2007 la suya en la estación de Villa Lugano (Cafayate y la vía).

Aunque insiste en que la calesita no va a morir nunca, Miguel reconoce que con los años se le fue recortando la clientela. “Antes los chicos de 15 años se subían a la calesita, pero ahora a los 8 o 9 ya están con la cabeza en otra cosa. Entonces como se achicó el rango de edad, aparecieron los juegos con fichas”, explica y señala los autitos, motos y aviones que funcionan alrededor de la calesita.

Lo que parece mantenerse inalterable es la música, que aunque ya no emerge de un tocadiscos sino de la computadora, sigue recurriendo a los clásicos infantiles que nunca pueden faltar. “Los padres me piden que pase Gabi, Fofó y Miliki, o Carlitos Balá”, explica Miguel y señala la colorida escenografía de su calesita. “Fijate que los dibujos también son tradicionales, ahí está Mickey, el Pato Lucas, el Pájaro Loco, porque de hecho los siguen pasando en la tele…”.

- ¿Y la sortija sigue funcionando como un atractivo especial?

- Te diría que ya no. Hoy muchos chicos no saben lo que es, sino se las damos nosotros no la piden. Los padres son los que la reclaman. Es que la sortija es un invento argentino, no está en todas partes del mundo.

Y mientras juguetea con la sortija que se escabulle entre las manos de los pequeños (“agarrala que tenés una vuelta gratis”, les advierte), Miguel asegura que la calesita es su casa. “Tengo el placer de trabajar en lo que amo”, afirma sin dudarlo. “Hoy vienen las mamás con sus hijos, que hace unos años venían con la suya a esta calesita. La gente me hace sentir parte de su familia, después de 35 años acá conozco a los chicos, los padres y los abuelos”, se jacta sin pedantería.

Cae la tarde y ese sector de la plaza resplandece con el brillo de las luces y el ritmo incandescente de una música pegadiza. A fuerza de encanto y nostalgia, la calesita gira y gira, como para demostrarle al insolente paso del tiempo que está dispuesta a ganarle otra pulseada.


Ricardo Daniel Nicolini


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Seguridad

Toda la información sobre este tema que tanto nos preocupa


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Personajes

Personajes


Política

Información del ámbito político


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Tercera Edad

InFormación de la Tercera Edad


Espacios Verdes

Información del Area verde de nuestro barrio



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar