Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/cosasweb/public_html/noticia.php:1) in /home/cosasweb/public_html/noticia.php on line 2
** COSAS DE BARRIO WEB - Edicion 183 **
  Inicio   Editorial  Comunidad  Sociedad  Educación  Espacio Público Contacto Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com




Publicite Aquí

EL MONÓXIDO DE CARBONO, UN ASESINO AL ACECHO


21/05/2018


Las bajas temperaturas parecen haber llegado para quedarse, y entonces el otoño porteño –que hasta aquí se jactaba de ser una prolongación del verano- se convirtió en la antesala ideal del invierno, tal como lo marca el almanaque. Por lo tanto, ante la necesidad de calefaccionar los ambientes, surge una vez más el peligro de intoxicaciones por exposición al monóxido de carbono, el gas más temido en épocas de frío. Los síntomas que produce y las medidas de prevención para evitar sus efectos, en un informe para tener muy en cuenta.


El monóxido de carbono es un gas sumamente tóxico, que se produce por la mala combustión del gas natural, la leña, el carbón o la nafta, y que en altas concentraciones puede causar la muerte en pocos minutos de quien lo inhale. En nuestro país, de hecho, mueren doscientas personas por año a causa de la inhalación de monóxido de carbono. Como no tiene color, ni olor y ni irrita los ojos ni la nariz, resulta complejo advertir su presencia, lo que lo torna realmente peligroso.

La inhalación de monóxido de carbono produce que éste reemplace al oxígeno en la sangre, y que por ende sufran un marcado y repentino deterioro tanto el corazón como el cerebro. La intoxicación es más grave en los niños, los adultos mayores, los que padecen enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores y en quienes habitan en zonas de gran altitud.

Las fuentes más comunes de monóxido de carbono en el hogar son los calefones, las estufas, el hogar a leña, los braseros, cocinas, termotanques, calderas y salamandras. También puede haber emisiones de monóxido de carbono en motores de autos, motos y equipos electrógenos.

Aunque los síntomas pueden ser diferentes de una persona a otra, los más comunes son dolor de cabeza; náuseas o vómitos; alteraciones visuales; mareos acompañados de cansancio, letargo o confusión; desmayo o pérdida de conocimiento, y hasta convulsiones y estado de coma. Por otro lado, las personas intoxicadas con monóxido de carbono presentan, característicamente, la piel de un color rosado intenso. Por eso, ante la sospecha de intoxicación, se deben ventilar los ambientes y consultar en forma urgente a un médico.

Sin embargo, este peligro latente es muy fácil de prevenirse. Basta con revisar periódicamente los artefactos a gas, como así también generar una buena circulación de aire y ventilación (al menos una vez al día) fundamentalmente en aquellos lugares donde funcionan estufas, aparatos de cocina o un calefón. Además, la Dirección General de Defensa Civil destaca la importancia de no utilizar el horno ni las hornallas de la cocina para calefaccionar un ambiente. Si suelen dejarse estufas encendidas al momento de irse a dormir, es necesario dejar alguna ventilación abierta.

Es importante que el color de la llama en los artefactos de gas sea azul, ya que la llama amarilla es signo de mala combustión. Por eso resulta necesario hacer revisar anualmente los artefactos a gas por un gasista matriculado; asegurar que las instalaciones sean hechas correctamente por un profesional matriculado. Además se recomienda no instalar calefones en el baño y, en ambientes cerrados -como baños o dormitorios- sólo instalar artefactos con salida al exterior, los llamados “de tiro balanceado”.

Por su parte, los braseros son particularmente peligrosos por su tendencia a hacer mala combustión y producir monóxido de carbono. Jamás deben colocarse en dormitorios ni en lugares cerrados. Lo ideal es apagarlos y dejarlos fuera de la casa antes de irse a dormir.

Finalmente se recomienda instalar los grupos electrógenos en el exterior, lejos de puertas o ventanas abiertas y respetando las indicaciones del fabricante.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

HACER EL BIEN SIN MIRAR A QUIEN


14/06/2018


Se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre y el hospital Santojanni convoca a donantes voluntarios


Hoy 14 de junio, como cada año, se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre como agradecimiento a aquellos donantes voluntarios y para concienciar sobre la necesidad de hacer donaciones regulares para garantizar la calidad, seguridad y disponibilidad de la sangre y sus productos.

Las transfusiones de sangre y sus productos ayudan a salvar millones de vidas cada año. Contribuyen a que pacientes con enfermedades potencialmente mortales vivan más tiempo con una mejor calidad de vida, y posibilitan la realización de intervenciones médicas y quirúrgicas complejas. Asimismo, tienen una función vital en la atención maternoinfantil, el embarazo y las respuestas de emergencia a los desastres naturales o aquellos causados por el hombre.

Grecia, por intermedio del Centro Nacional Helénico de Sangre, será el país que acoja el Día Mundial del Donante de Sangre en este 2018 y el evento mundial se celebrará hoy en Atenas. Paralelamente en América, la sede será la República Dominicana. Con este gesto, se reconoce el esfuerzo hecho en los últimos años por ese país de Centroamérica en materia de organización de los servicios de sangre, con la creación del primer hemocentro regional en el país, que busca fortalecer las redes integradas de servicios de sangre para garantizar la disponibilidad y acceso oportuno a sangre segura para toda la población que lo requiera.

En el plano local, el hospital Santojanni volverá a ser el emblema de esta jornada. Como se sabe, desde hace años los integrantes del sector de Hemoterapia vienen solicitando la colaboración de los vecinos a través de charlas y campañas en las que explican la importancia de donar sangre para salvar vidas. A pesar de la escasa cantidad de personal que posee el sector, unos quince representantes sienten la responsabilidad de crear conciencia en los vecinos, y así ayudarlos a ayudar.

Existen dos tipos de donantes, y la diferencia es clave, explica Mariela Segura, una de las impulsoras de la campaña. “Por un lado están los donantes de reposición, que son familiares o amigos de aquellas personas que necesitaron una donación de sangre, y donan para reponer al banco de sangre. Y por el otro aparecen los donantes voluntarios, que van a donar porque sienten ganas y ya lo toman como un hábito”. Por eso esta campaña trata de captar a los vecinos para que se informen sobre cómo y dónde donar sangre, y aumentar así el número de donantes voluntarios.

Se puede donar sangre cada dos meses. El tiempo mínimo que debe existir entre cada donación es de ocho semanas. Sin embargo, la ley establece que el número máximo de donaciones al año sea de cinco para el hombre y cuatro para la mujer, ya que debe considerarse su ciclo menstrual.

Con la intención de llegar a la mayor cantidad posible de vecinos, el sector de Hemoterapia del hospital Santojanni, puso en marcha hace unos años la campaña de donación “Necesitamos Héroes”, en la que además derriba ciertos mitos que el común de la gente mantiene sobre la donación de sangre. “La mayor parte de la sangre está constituida por líquido, y ese volumen se recupera dentro de las primeras horas luego de la extracción. Los componentes celulares, se regeneran en unas pocas semanas”, explica Segura.

La tarea concreta de este entusiasta grupo de personas –cuyos integrantes van desde los 23 a los 50 años- es ayudar a que los vecinos conozcan que todos son capaces de donar sangre. “Se puede donar teniendo entre 18 y 65 años de edad y pesando más de 50 kilos, y en el caso de tener tatuajes o piercings, sólo es necesario que haya pasado un año luego de hacerse el último”, puntualiza Segura y agrega que “para donar sangre sólo es necesario haber desayunado, sentirse bien, y presentar un documento con foto”.

La salud y la seguridad del donante son muy importantes, por eso cuando una persona concurre al Santojanni para donar sangre, primero se le realiza un examen físico en el que se le toma la presión, la temperatura, el pulso y la hemoglobina, y se le hace una pequeña entrevista en la cual se le pregunta sobre algunos aspectos importantes a tener en cuenta.

Estadísticas recientes señalan que nueve de cada diez personas necesitarán durante su vida una transfusión de sangre para ellos o para algún familiar. La búsqueda de dadores, especialmente en medio de situaciones críticas, se facilitaría si la donación de sangre comenzara a ser un hábito frecuente. Por eso, la importancia de los donantes voluntarios es superlativa, ya que por cada persona que dona sangre, otras cuatro que la necesitan son ayudadas. De allí el slogan de la campaña “Necesitamos Héroes”, ya que un donante puede salvar la vida de otras personas de la manera más desinteresada que existe y en forma totalmente anónima. “Es un modo muy particular de ser solidario, en donde cada uno pone literalmente su cuerpo para hacerlo”, sintetiza Mariela.

La idea es que gente de todas las edades comprenda que es capaz de donar sangre y se anime a ayudar, sin tener en cuenta si la persona que la necesita es un familiar o un desconocido. El circuito es muy simple. Basta presentarse en el sector de Hemoterapia del Santojanni (Pilar 950) de lunes a viernes de 7:30 a 11:30 y media hora después la obra de bien estará hecha. Quienes deseen conocer más detalles o evacuar sus dudas, podrán hacerlo a través del Facebook (Donantes Santojanni) o telefónicamente al 4630-5662. Todos podemos ser héroes, sólo hace falta animarse a ayudar.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading

 
UNO DE CADA CINCO PORTEÑOS PRESENTA SÍNTOMAS DE HIPERTENSIÓN ARTERIAL


04/06/2018

Así lo indican las estadísticas de las Estaciones Saludables del Gobierno porteño. Las cifras recrudecen en el caso de los hombres y en personas de edad avanzada


Una vez más las estadísticas volvieron a poner sobre el tapete una señal de alarma respecto a la salud de los porteños. En este caso se trata de uno de los factores de riesgo que más ha crecido en los últimos años: la hipertensión. Así lo indican las cifras que ofrece el Ministerio de la Salud de la Ciudad de Buenos Aires, a partir de los vecinos que diariamente se acercan a las Estaciones Saludables, que funcionan en puntos estratégicos de diversos barrios porteños. Allí se observa que uno de cada cinco vecinos presenta presión arterial alta.

Como se sabe, las Estaciones Saludables son puestos de control de salud que buscan impulsar el bienestar de los vecinos a través de la concientización y promoción de hábitos saludables. Allí, enfermeros y nutricionistas acompañan al vecino para que pueda incorporar esos hábitos a su estilo de vida, teniendo en cuenta tres pilares fundamentales: la realización de controles periódicos para detectar cualquier posible factor de riesgo que afecte la salud; la promoción de la actividad física para mantener el cuerpo sano, aumentar la energía y propiciar un mejor estado de ánimo; y la importancia de llevar una alimentación saludable.

En los controles que periódicamente allí se realizan, un 20% de los vecinos presentó valores elevados en su presión arterial. La hipertensión arterial (HTA) es un trastorno en el cual los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta. En Argentina, las enfermedades del sistema circulatorio representan la principal causa de muerte y la hipertensión arterial es un importante factor de riesgo para algunas patologías de este tipo.

En adultos, cuando el corazón se contrae (tensión sistólica) la tensión arterial normal es de 120 mm Hg y cuando el corazón se relaja (tensión diastólica) es de 80 mm Hg. La Organización Mundial de la Salud (OMS) califica de elevados a los valores de presión arterial sistólica de 140 mmHg o superiores y/o una presión arterial diastólica de 90 mmHg o superiores, en aquellas personas no tratadas con medicación específica.

Los factores de riesgo para la HTA son de dos tipos: modificables (el sobrepeso y la obesidad, el tabaquismo, el consumo elevado de sal, alcohol y cafeína) y los no modificables (la edad, la historia familiar y el sexo masculino).

No obstante, en la mayoría de los casos predomina un factor esencia: el uso desmedido de sal en la ingesta diaria. En ese sentido vale destacar que la presión arterial aumenta con el incremento del consumo de sal hasta en personas con tensión arterial normal. Actualmente en nuestro país se aplican cantidades excesivas de sal, estimadas en 12-13g/día por habitante. La mayor parte proviene de alimentos procesados. En la dieta promedio, sólo el pan aporta aproximadamente 4 gramos. Otros aportes significativos los dan las carnes procesadas, las sopas deshidratadas y los aderezos. También aporta sal el agregado durante la cocción de los alimentos o en la mesa.

En ese sentido, la OMS puso una meta a alcanzar para el año 2020: que la ingesta de sodio no supere los dos gramos diarios, equivalente a cinco gramos de sal (cloruro de sodio) por día. Es que las cifras son elocuentes: al consumo superior a los 2 gramos diarios se le atribuyen 1,65 millones de muertes por causas cardiovasculares, es decir una de cada diez.

Por lo tanto, se sugiere tener en cuenta una serie de recomendaciones para comenzar a revertir esa tendencia, a partir de la implementación de hábitos saludables, tales como:

- Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con elevado contenido de sodio. Cocinar sin sal.

- Evitar el salero en la mesa y reemplazarlo por otros condimentos, como hierbas aromáticas, pimienta, jugo de limón o perejil.

- Evitar alimentos con elevado contenido de sodio como fiambres, embutidos, amasados de pastelería y productos de copetín.

- Leer las etiquetas de productos como conservas, caldos, sopas y aderezos, para identificar el sodio que contienen.

- Aumentar la ingesta de frutas y verduras.

- Disminuir el consumo de alcohol y evitar el consumo de tabaco.

- Mantener un peso corporal saludable (o disminuirlo en casos de sobrepeso u obesidad)

- Realizar actividad física de intensidad moderada.

En todos los casos se recomienda además controlar periódicamente la tensión arterial, un simple chequeo de rutina que se realiza gratuita y habitualmente en las Estaciones Saludables. Desde su inicio en el 2012, alrededor de 950 mil personas adultas controlaron su tensión arterial. De ellas, una de cada cinco presentó valores elevados, proporción que aumenta junto con la edad y es mayor entre los hombres.

De las cuarenta Estaciones Saludables que funcionan en la Ciudad, tres se ubican en las inmediaciones de la Comuna 9. Una de ellas es la del Parque Avellaneda (Lacarra y Bilbao) que atiende de lunes a viernes de 8 a 12 y de 13 a 17, y los sábados, domingos y feriados de 9 a 18. También se encuentran las de la plaza Ejército de los Andes (Rivadavia y Albariño) que funciona los miércoles de 9 a 13; y la plaza Salaberry (Juan B. Alberdi y Pilar) que atiende los martes y jueves de 9 a 13.


Enviar a un amigo
 
 
 
   
 
  loading


 
 
   
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí
Publicite Aquí

Encuesta

Resultado de las encuestas propuestas por el diario


Cultura

Agenda de espectáculos y eventos


Deportes

Toda la información de los deportes que nos apasionan


Breves Comunales

Toda la Información de la comuna


Entretenimiento

Area de distracción y recreamiento


Correo

Cartas Enviadas a Cosas de Barrio


Salud

Salud


Personajes

Personajes


Información General

Noticias de interés público


Historia

Relatos y Hechos Reales del pasado


Comercio

Información de la actividad socioeconómica



 
             
 
Publicite Aquí
   
                 
Desarrollado por www.grupodeservicios.com.ar